domingo, 20 de enero de 2008

LA FAMILIA HENRÍQUEZ UREÑA

Salomé Ureña

LA FAMILIA HENRÍQUEZ UREÑA


Hace unos días descubrí a la familia Henríquez Ureña. Se trata de una de las familias de intelectuales más importantes de toda América Latina. Pedro, Max, y Camila Henríquez Ureña son tres intelectuales de marca mayor que con su trabajo como filólogos, y literatos, desempeñaron un papel destacadísimo en el estudio de la literatura de este lado del Atlántico. A partir de los estudios de Pedro Henríquez Ureña, es que quedó definida de manera nítida, las peculiaridades de la literatura latinoamericana, literatura diferente a la que llegaba desde España.
Los Henríquez Ureña nacieron en La República Dominicana. Eran hijos del Dr.
Francisco Henríquez y Carvajal, presidente de la República, y además, médico, abogado, escritor, pedagogo y político. Su esposa y madre de cuatro hijos, no era otra que la poetisa Salomé Ureña, la gran poeta dominicana del sigo XIX, quien a su vez era hija de , Nícolás Ureña de Mendoza, costumbrista y político.
Me fascinó la historia de esta familia. Aquella casa aristocrática convertida en un verdadero santuario de estudio, tan diferente a lo que hacen con sus vidas muchos de los jóvenes ricos de hoy. Estudiar la vida y la obra de los Henríquez Ureña podría llevarnos años, pero es sin dudas, un esfuerzo investigativo que me habría encantado realizar. Lástima que ahora mismo no pueda. Pero reconozco que me habría encantado. Termino con un poema de Salomé Ureña. Espero sea de vuestro agrado.



ANGUSTIAS
(A mi esposo, ausente en Europa)


Torna a morir el sol. Así pasando

van de tu ausencia los terribles días,

en mi semblante pálido marcando

la huella de profundas agonías.


Torna a morir el sol. El hogar mío

de arpegios infantiles está lleno;

pero rueda del párpado sombrío

una rebelde lágrima a mi seno.


¡Podré, cuando regreses a mi lado,

rico de porvenir, rico de ciencia,

presentarte el tesoro inmaculado

de este grupo de amor y de inocencia?


¡Yo no lo sé! Cuando la muerte lanza

su aliento destructor sobre este suelo,

desfallece en mi pecho la esperanza

y me finge el terror mi hogar en duelo.


Yo no he visto en los círculos de Dante

más terrible ansiedad, más cruel angustia;

se rinde el corazón agonizante,

y el alma siento desolada y mustia.


¡Y tú sufres también! También los brazos

extiendes a tu hogar con el deseo,

y luchas del deber entre los lazos,

cual otro encadenado Prometeo.


¿Por qué dejé que tan prolija ausencia

así emprendieras en momento aciago,

si me siento morir sin tu presencia,

si en todo miro aterrador amago?


¿Si miramos los dos, lentas y frías,

entre duda y afán pasar las horas,

sin que calmen futuras alegrías

las nubes del pesar abrumadoras?


Imposible vivir así, llevando

la angustia en el espíritu, la muerte;

imposible vivir agonizando,

sin luz el mundo y la existencia inerte.


¡Acaba, llega! ¡Que el hogar sin calma

es de mis penas intimas remedo;

que tiemblo por los hijos de mi alma;

que la vida sin ti me causa miedo!


Salomé Ureña

TADEO

4 comentarios:

Catalina Zentner dijo...

Aquí estoy, para agradecer tus amables palabras en mis Blogs y conociendo los tuyos.

Interesantísimo este aporte y el poema, pleno de dulzura y musicalidad, de Salomé Ureña.

Memorial de Silencios
Cofre de Haikú
De Ausencias y Soledad

isol dijo...

QUE hermoso y triste.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Catalina:
Muchas gracias por dejarme tu comentario. Has sido muy amable. Besitos:
Tadeo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Isol:
Muchas gracias tenerte por mi blog. Un abrazo:
Tadeo